¿Se están invirtiendo mal los recursos públicos con tal de ser “modelnos pseudo 2.0″?

He dedicado alguna de mis últimas entradas a comentar el derroche de recursos (personas, tiempo y dinero) que en no pocas ocasiones se comete para construir verdaderos esperpentos bajo el amparo de un concepto mal entendido: el 2.0 (concepto ya muy trillado y que empieza a cansar, así que a partir de ahora lo llamaré “web colaborativa“, ¿os parece?).

Mal entendido porque sólo tienen de 2.0 el nombre y la inauguración… tras el boom mediático (y recogidos los frutos que realmente se desean) quedan olvidados en el más puro unidireccionalismo propagandístico.

¿Por qué lo hacen? Creen realmente en ello o es que ven que un profesional es capaz de ser más escuchado y tener mayor poder de convocatoria que todos ellos juntos (puedo poner un ejemplo cercano de Salvador Casado, su dimisión y la repercusión que tuvo). ¿No se han parado a pensar por qué ese profesional es escuchado así? No es cuestión de tener un blog, es cuestión de tener algo interesante que decir.

Si un político quiere un blog, ¡que haga como todos! Si sabe, que se pague un dominio y se lo monte él mismo. Que no sabe o no se quiere complicar. Hay muchos sitios en los que te puedes hacer tu blog sobre la marcha, de manera fácil y gratuita.

Pero no hagas que se invierta dinero público en eso, maquillándolo de que te vas a comunicar más con el ciudadano y demás mentiras… quieres tener tu chiringuito propagandístico, no más. El que se quiere comunicar, lo hace, no se pierde en zarandajas.

Vayamos ahora a mi ámbito: la informática sanitaria.

En nuestra profesión es muy importante la información. Información muy sensible en la que la correcta e inequivoca identificación es primordial… no hablaré de porcentajes, pero… ¿cuánta información importante está en una hoja de cálculo en un ordenador de un servicio? Hasta Centrales recolecta información enviando un Excel que hay que rellenar y devolver por correo… ¡y no lo cambies que se “estropea” (¡de vergüenza! Y esto lo he vivido yo, que conste).

Y mientras el dinero tirándose en web muy chulas, con muchas “modelnidades” que no sirven de nada (o muy poco) al ciudadano. La mayoría de las webs públicas son propaganda disfrazada (muchas veces sin mucho disimulo).

¿Por qué se hacen estos “Excel departamentales“? Pues porque no hay recursos para dedicar a nuestros profesionales, que tienen que buscarse la vida de mejor o peor forma (dependiendo de si tienen “uno que sepa de informática” entre sus filas o tengan capacidad para contratar informáticos que les desarrolle algo decente).

Se llenan la boca diciendo que la “historia clínica oficial” de la comunidad autónoma de turno terminará cubriendo sus necesidades… ¿pero cuándo? Yo entré en el sistema sanitario (añorada residencia ;)) escuchando que ciertas cosas eran inminentes; han pasado 5 años y ¡ni previsión de implantación de esas “promesas”! ¿Así cómo pretendemos que nuestros profesionales confíen en que nuestras historias clínicas electrónicas (buques insignia de la propaganda de algunas comunidades autónomas) vayan a cubrir sus necesidades antes de que se jubilen? (por mucho que se retrase la jubilación ;)).

En mi opinión, antes de ni siquiera empezar a desarrollar una historia clínica electrónica, debe estar muy claro el modelo de datos. Éste debe ser lo suficientemente abierto y flexible como para adaptarse a futuros cambios y necesidades.

Teniendo esta premisa clara (aunque, siendo honesto, no estoy seguro de que se tenga), ¿qué nos cuesta escuchar las necesidades de nuestros profesionales y ayudarles a que encajen en el modelo corporativo de datos? Para empezar, que toda información vaya asociada a la historia de salud de forma unívoca. Hecho esto, ¿por qué no desarrollarles algo temporal, aunque no sea tan “bonito” para que vayan haciendo uso de ello? Un simple formulario web que guarde la información en la base de datos corporativa de forma coherente con el modelo de datos y que les permita acceder a la información que registran (esto es fundamental) puede ser un comienzo. O permitirles que contraten a un tercero para que les desarrolle algo, obligando a que la información generada esté en las bases de datos corporativas… ¿por qué no? ¿Por qué tanto miedo? Si las cosas están claras, se documentan y se hacen bien, es completamente viable, ¿no os parece?

De este modo, los profesionales podrían ir trabajando, tendrían su necesidad cubierta y el Servicio de Salud tendría la información donde debe estar, no en un equipo perdido del hospital con acceso por parte de sólo unos pocos y sin guardar las medidas de seguridad acordes con una información tan sensible.

Si lo hiciéramos así, cuando llegara el momento de que la historia clínica corporativa cubriera esa necesidad, no lo haría desde cero, ya contaría con datos y la implantación sería mucho más sencilla.

Hoy día, uno de los grandes problemas cuando llega la historia clínica “oficial” es el siguiente. Los profesionales preguntan: “¿Qué hago yo con los datos que ya tengo registrados en mi “base de datos”?“ (departamentales que en muchas ocasiones llevan años funcionando). La respuesta suele ser… “Eso se pierde, no hay forma de integrarlo“. ¿Cómo pretendemos que no haya resistencias entonces? ¿De qué nos extrañamos cuando siguen usando su “aplicación” a pesar de que la historia clínica “oficial” está implantada? Aunque en muchas ocasiones, a los políticos les da igual, porque ellos ya tienen su titular de que la historia está implantada con “¿éxito?” en tal porcentaje de centros… ¡basura! Así nos va…

Señores, o cambiamos un poco esto, o muy mal nos van a ir las cosas. No creamos que toda nuestra información está donde creemos estar. Si agitamos un poco el árbol, nos pueden caer más manzanas de las que teníamos previstas. Os animo a que preguntéis un poco en vuestro centro, a ver cuántas hojas de cálculo (mal llamadas bases de datos) o cuántos programas externos patrocinados por la industria contienen información FUNDAMENTAL con la que se trabaja a diario. ¡Os sorprenderíais!

Pero parece no pasar nada, parece que todo va bien, cada loco con su tema y con su preocupación… hasta que ocurra algo gordo, hasta que haya un grave error médico debido a la mala calidad de la información que manejamos… entonces, como tantas veces ocurre en este país, los telediarios se llenarán de titulares y un montón de tertulianos “enteraos” darán su visión apocalíptica y sus soluciones extraordinarias… al menos durante los dos o tres días que dure el interés mediático, luego, volveremos a lo mismo.

¿No vamos a hacer nada para evitarlo?

Anotación postedición: Tras el interesantísimo debate que se ha generado en Sanidad Híbrida a partir de una reposición de una entrada mía sobre historia clínica electrónica, me estoy replanteando seriamente el “envenenamiento” que llevo dentro y que se pone de manifiesto en esta entrada. Pero ya estaba escrita y programada, así que he preferido no cambiarla. Intentaré cambiar yo en el futuro.

7 comentarios Comments For This Post I'd Love to Hear Yours!

  1. Hola Fran; me has enganchado a esto… Yo como enfermer@ te puedo decir que si los médicos notais con desesperación que, de pronto, llega una HCE y tira por tierra un montón de trabajo y datos, trae modos de trabajo totalmente diferentes (ni mejores ni peores, diferentes) sin criterios de usabilidad y por encima veis que prolifera la #cancamusa que poco aporta… Lo de la enfermería es de chiste (por lo menos lo que conozco “en directo”) ahora se presentan en congresos proyectos muy interesantes sobre aplicaciones para el seguimiento de curas y úlceras con soporte gráfico (foto-video) pero, en el turno de preguntas siempre ocurre lo mismo: Sobre compatibilidad con HCE o programas de gestión de cuidados; No sabe no contesta. Si le preguntas a los informáticos ellos te dicen: Eso está lejos… Hasta que un día llegan y te dicen “vamos a implantar” tal o cual cosa (como si te fuesen a operar) y no sabes ni donde está el botón de inicio.
    Yo sigo explorando e intentando aprender para que el futuro no me encuentre muy desprevenido.
    Gracias Fran.

  2. Pues tienes toda la razón. Lo curioso es que los estándares de comunicación de información médica (siendo HL7 y DICOM dos buenos ejemplos) están desarrollados hace ya mucho tiempo.

    Entonces, ¿por qué la compatibilidad resulta tan compleja? Pues porque se acepta software que no los cumplen de forma óptima, porque no se definen adecuadamente las cosas en los contratos públicos, porque no se escucha a los que saben y porque a las empresas les viene bien no ser compatibles en realidad. Por ejemplo: yo he vivido la venta de ecógrafos que, aunque usan estándares, sólo funcionan bien con el programita de la marca. Para que funcionen con otros, hay que pagar, ¿parece lógico? Aún así no culpo a las empresas para nada, ellas hacen su negocio… somos nosotros los que no sabemos comprar.

    En mi opinión se nos debería pegar algo más de la mentalidad “en la nube” que reina actualmente en el panorama tecnológico. Independencia del software, protagonismo de la información… al fin y al cabo, lo importante para nosotros (a efectos de sistemas de información, ¿eh?) es la información, no el programita que la maneja… ese puede cambiar, la información no.

    Muchas gracias por tu comentario.

    Un abrazo.

  3. “La Gerencia Regional de Salud, en su compromiso por el uso de nuevas tecnologías ha definido un conjunto de guías HL7 para impulsar la integración entre sistemas de información.” Esto es lo que dice el SACYL al respecto dentro de su estrategia de eSalud. Y ¿que es lo que tenemos? Gacela, Jimena, Medora, Sidga… aplicativos informaticos que no se hablan entre si (o que lo hacen parcialmente), “ns/nc” por parte de los gestores, miles de datos transferidos en notitas de papel y miles de datos apilados en aplicativos que no permiten su explotación.
    Si a esto le añadimos ordenadores con el Esplorer 6, nula conciencia sobre la importancia de la seguridad y la privacidad (contraseñas), y nula o baja formación en competencias digitales… me da a mi que la HCD tiene un camino laaaaaaaaargo por delante.
    Estaré pesimista, pero también estoy cansada. ¿Tan dificil es ver lo evidente? Parece que si :-(
    Un abrazo chicos!

  4. Un comentario impresionante, Azucena… estoy totalmente de acuerdo con él, yo no podría haberlo expresado mejor.
    Estoy totalmente de acuerdo contigo en que nos queda un camino muy largo… tanto más largo cuanto menos idea tengan los decisores y más intereses ocultos haya (así que laaaaaaaaaaaargo ;)).

    Yo también he sido bastante pesimista al respecto. Ahora que estoy con el MIR, estoy bastante desconectado de todo y quiero creer que este periodo me servirá para “limpiar” el pesimismo y los malos rollos creados.
    Cuando vuelva a ser residente, cuando vuelva a la trinchera, haré lo posible por empezar de nuevo con toda la ilusión y ganas de construir posibles. En este nuevo comienzo de residencia cuento con un gran apoyo en este sentido: toda la comunidad virtual sanitaria, es decir, vosotr@s.

    Un fuerte abrazo y muchas gracias por tu comentario.

  5. Carmen Gomez dice:

    Soy ingeniera en informática. Llevo ya unos cuantos años de responsable de un “departamento” de Sistemas de Información en Atención Primaria. Y pongo lo de “departamento” entre comillas, porque en realidad es algo virtual, ya que en la estructura funcional de Atención Primaria no existimos, ni existen nuestras categorías profesionales. Aunque si con la que está cayendo, seguimos trabajando en todos y cada uno de los distritos, ¿a lo mejor somos necesarios?

    He vivido la implantación de la HCE, la deseperación de profesionales y usuarios por la ineficacia y lentitud del sistema.
    La queja de los profesionales porque información a la que tenían acceso antes de forma trivial ahora no es accesible (aunque la hayan mecanizado).
    Que llegue equipación (espirómetros, retinógramos) que es necesario instalar en un PC, pero que sólo dispongas de terminales ligeros, porque es la equipación corporativa y los PCs en primaria no hacen falta.
    La desesperación de los médicos que deben esperar varias horas (o más) para ver una imagen radiológica de una calidad más que cuestionable…

    Y al final eres tú la cara visible y más cercana de los sistemas de información corporativos y ¿cómo explicar a los profesionales lo que no tiene explicación ni justificación alguna?

    Aún no pierdo la ilusión (casi nunca), y voy cayendo en el pesimismo cada vez con menos frecuencia, pero es un ejercicio diario. Me ayuda cambiar de cadena o hacer web-zapping cuando escucho/leo la autopropaganda sobre “cuán modernos somos/qué bien lo hacemos/qué HCE más chula tenemos”…

    Un abrazo a vosotros también (y suerte con tu MIR).

  6. Carmen Gomez dice:

    P.D: siento ese comentario tan largo, no me he podido resistir. La HCE me toca la fibra sensible.

    Un saludo,

  7. Te entiendo perfectamente, Carmen.

    Durante mi residencia, participé muy activamente en la implantación de la HCE de Urgencias en mi hospital. En pocos días pasamos de usar papel para todo a seguir usándolo para casi todo (excepto la HCE). Parte del profesional de Urgencias no había usado un ordenador en su vida y, para más INRI, la sección de Observación tenía su propio Access para la gestión de pacientes que, por supuesto, era imposible integrar.

    De cara a mis compañeros siempre intentaba dar una imagen positiva de las cosas… a pesar de. Luego, en los grupos funcionales (que es dónde creía que podía hablar), comentaba la gran multitud de errores y sugerencias que recogía en mi tarea de implantación… me terminé dando cuenta de que no querían escuchar eso… ¿cómo me di cuenta? De repente no me convocaban a las reuniones, hasta que mi gerente daba un toque de atención, me volvían a llamar un par de veces y luego otra vez… ¿os lo podéis creer? ¡Como niños chicos, vamos! ¿Qué no me lo podían decir en la cara y en paz?

    Así que, te entiendo perfectamente… sobre todo, dándome cuenta de cómo se maltrata (e ignora) a vuestra categoría profesional, como bien dices. Yo me considero muy cercano a Informática… en todos los hospitales en los que he trabajado, he pasado gran parte del tiempo en ese departamento y puedo decir que conservo amistad con todos.

    No me termino de explicar por qué no se reconoce vuestra categoría profesional… ¡sois fundamentales en nuestra estructura! Quiero creer que se deberá a cuestiones de dinero, como siempre… y espero que no sea por recelos e paranoias interprofesionales (en plan yo soy el dueño del chiringuito, qué vas a venir tú a decirme a mi… tan típica de los médicos que gobiernan nuestras instituciones… ¡y soy médico! ¿Eh? ;)).

    Quiero creer que las cosas irán cambiando lentamente, a medida que vayan cambiando inept@s en las estructuras jerárquicas.

    Muchas gracias por tu comentario y por tu ánimo.

    Un saludo.

7 comentarios Trackbacks For This Post

  1. ICMCC News Page » ¿Se están invirtiendo mal los recursos públicos con tal de ser “modelnos pseudo 2.0″?

Leave a Comment Here's Your Chance to Be Heard!