A veces es bueno que la tecnología “nos aleje”

En una magistral ponencia (sí, en el congreso Medicina 2.0), Hege Andreassen mostró una visión diferente a la que estamos acostumbrados cuando pensamos en telemedicina.

Siempre pensamos en la eSalud, la telemedicina y la tecnología como una forma de crear cercanía en la distancia… y esto es totalmente válido, pero no es la única opción… a veces, es bueno que la tecnología nos mantenga distantes.

Hege puso el ejemplo de una niña pequeña con una rara enfermedad en la piel. Había pasado toda su vida entre hospitales, mostrando su cuerpo a desconocid@s y terminó odiando todo eso. Cada vez que le tocaba ir, se enfadaba, lloraba, se escondía… tanto ella como sus padres pasaban un mal rato.

No recuerdo bien ahora cómo contó que empezó, pero, poco a poco, los padres empezaron a usar la tecnología para evitar esas visitas a los hospitales. Usaban el correo electrónico y la mensajería instantánea con el médico de la niña para ir manteniéndolo al día de su evolución, preguntarle dudas y plantear cambios en el tratamiento. Aprovechaban los baños de la niña para hacerle fotos a las lesiones y enviárselas. De forma natural empezaron a utilizar la videoconferencia y, al poco tiempo, la niña empezó a participar activamente en sus consultas virtuales. No siguió hablando del caso, pero no me extrañaría nada que, con motivo de este alejamiento que debemos agradecer a la tecnología, la niña consiguiera superar su trauma con los hospitales y l@s profesionales de la salud.

Esta anécdota me recordó el día que estuve en la presentación de una herramienta para la telerehabilitación de rodilla. Con ella, la persona que se tiene que rehabilitar, hace ejercicios en casa monitorizado por unos dispositivos que envían la información del ejercicio al fisioterapeuta.

Los argumentos a favor que más se plantearon en la discusión rondaban lo económico: ahorro de consultas, ahorro de traslados en ambulancias… pero yo también estaba pensando en otra ventaja: el poder ofrecerle a aquellas personas que lo desearan, la posibilidad de rehabilitarse en casa. Ya fuera porque el ir a rehabilitación interfería con su vida o, simplemente, porque le apetezca más hacerlo en la comodidad de su hogar.

Como podemos ver, los usos que se le puede dar a la tecnología pueden llegar a ser sorprendentes. Alguien puede diseñar un dispositivo con un fin y luego, las personas que lo usan a diario, le pueden dar mil usos diferentes. Tenemos varios ejemplos en el teléfono móvil… ¿creéis que quién lo inventó pensó alguna vez que se convertiría en una linterna para encontrar la cerradura de nuestra casa cuando se apaga la luz del pasillo?

Resumiendo, no basta con que nos intentemos poner en el lugar de l@s usuari@s, DEBEMOS preguntarles, hacerlos partícipes, involucrarl@s… en definitiva, diseñar CON ell@s.

2 comentarios Comments For This Post I'd Love to Hear Yours!

  1. Jose Antonio Prados dice:

    El acto medico requiere presencia fisica solo en aquellos casos en los q el contacto fisico en una exploracion o con una prueba complementaria es necesaria. Y tenemos q desmitificar la exploración medica. El 75 % de los diagnósticos según Harrison se hace solo con la palabra. Existen muy pocas evidencias (q no es lo mismo q decir q no funciona) de q las exploraciones sean eficientes en distintos contextos. No sabemos la sensibilidad o especificidad de una auscultación o una exploración abdominal aunq en breve se publica el proyecto explora q SL menos lo pone en entredicho (no se detectan las hepatomegalias al palpar abdomen en AP). Y además no sabemos si el hecho de detectar un soplo cambia nuestras acciones y el resultado porq el proceso de diagnostico y actuación osterior puede estar mas basado en la disnea. Muchos pacientes van al medico, al menos en AP para información, para revisión, consultas burocráticas, resultados… Y encima, hay q recordar q el 20% de la población consume el 80% de los recursos en la sanidad publica (porque? Es q no necesitan medico?).
    Tenemos q pensar q una posibilidad es que no tengan acceso: no pueden dejar el trabajo, viven lejos de un centro, tenían q cuidar a la nieta, no se encontraba bien para salir o mi hija esta harta de hospitales.
    El acto medico seguirá siendo muy importante (incluso el presencial) pero tenemos q valorar la necesidad inevitable de introducir otras formas de entrevista con las nuevas tecnologías. La entrevista no lo es menos porq se haga por una videoconferencia. Los pacientes también tienen ese derecho.
    Un abrazo Fran y enhorabuena por tu blog

  2. Gracias por tu comentario, José Antonio.

    No podría estar más de acuerdo contigo ni haberlo expresado mejor que tú. Al respecto de lo que dices de auscultar un soplo, me vienen a la mente las palabras de Rafa Bravo diciendo que prefiere Internet en la consulta a un fonendo… por lo mismo que tú dices, porque el mero hecho de auscultar algo no es suficiente para cambiar la actitud diagnóstica… hay mucho más.

    Tienes las puertas de este blog abiertas para escribir todo lo que te apetezca sobre tus experiencias con Second Life, del que eres todo un experto y tienes mucho que enseñarnos a l@s demás.

    Un fuerte abrazo, compañero.

Leave a Comment Here's Your Chance to Be Heard!