Código 15 en el Gregorio Marañón, ¿pero algo así es necesario?

Imagen en Flickr, disculpen las molestias.

Esta mañana pude leer una noticia que llamó mucho mi atención en el Libertad Digital: “Código 15 en el Gregorio Marañón“.

Lo primero que vino a mi cabeza al leerla fueron mis días en los que daba clases de Diraya (la historia electrónica de salud de Andalucía).

Cuando explicaba lo que era la trazabilidad de los accesos a la información, siempre hacía la misma broma… “¡No vayáis a entrar en la historia clínica de Chaves -por aquel entonces presidente de la comunidad autónoma de Andalucía- que seguro que saltan 20 alertas en Servicios Centrales y sabrán que habéis sido vosotros!“.

Sinceramente lo decía en tono de broma… pero siempre había alguien que ponía cara de sorprendid@… como un niño pequeño al que pillan haciendo algo y, la verdad, es que no es ninguna locura pensarlo, ¿no?

Pero este no es el motivo por el que me he decidido a escribir hoy… en el artículo hay algunas frases que me gustaría comentar con vosotr@s.

  • Se lanzaron a los ordenadores para comprobar el ingreso de nuevos pacientes“. Puedo entender el interés que genera una persona relevante, pero no comparto en absoluto el mal uso de una herramienta para el cotilleo. Habría que ver cuánt@s de l@s que se lanzaron a los ordenadores (que seguro que hay mucha exageración periodística detrás de esta afirmación… pero cuando el río suena…) son l@s que luego se quejan de los sistemas de información sanitarios y reniegan de su uso. Y que conste que estoy convencido de que sólo una minoría de profesionales intentarían cotillear en la historia clínica de Rubalcaba…
  • Se decretó el código 15 , un sistema por el cual no se puede entrar en el registro ni puedes ver a los pacientes nuevos“. Aquí está la madre del cordero, lo que verdaderamente me tocó la moral. ¡¿¡Estamos locos o qué!?! ¿Qué clase de censura absurda es esta? Demasiado parecida a ciertos países que “cortan Internet” cuando hay problemas. ¿Presuponemos que todos somos cotillas? ¿Presuponemos que todo el mundo hace un mal uso de las herramientas? ¡Pobrecitos, qué no saben lo que hacen, vamos a cortarles los accesos para que no se equivoquen! ¿Es verdaderamente necesario que existan este tipo de protocolos -código 15-? Si este es el 15… ¿es qué hay más parecidos? Y, lo más importante, ¿qué pasa con los profesionales que quieren hacer su trabajo y lo ven imposibilitado por una medida de este tipo? ¿Con qué cara se queda el/la informátic@ de guardia cuando le llamen quejándose por un fallo en la aplicación que no les deja ver al paciente que tienen esperando en la puerta de la consulta? ¿Es que el resto de ciudadanos no merecen el mismo nivel de seguridad en su información que el vicepresidente?

Aceptemos barco, pensemos que el estado de salud de un dirigente del gobierno requiere una protección especial… ¿es necesaria una medida así? Posibilidades que se me ocurren a bote pronto: bloquear sólo la historia de la persona VIP, usar seudónimos, controlar estrictamente los accesos a la historia, una ventana emergente de advertencia… vamos, si me apuras, hasta no usar la historia electrónica para datos sensibles, pero no interfiramos en el funcionamiento de todo el hospital. Pero, pensemos en alto, ¿no será que nuestros sistemas de información no están preparados para estas circunstancias especiales y, cuando llegan, hay que hacer algo de prisa y corriendo aunque afecte a todos? Me inclino a pensar que es así…

Ahora ya en serio, he comentado la noticia pensando que es 100% fidedigna, pero todos sabemos cómo funciona la prensa en estos casos… puede que ni exista tal código 15. De todos modos, me ha parecido importante hacer el análisis como si fuera totalmente cierto porque me ayuda a generar un debate muy importante.

Lo de Rubalcaba no deja de ser una curiosidad, pero el día a día de nuestros hospitales nos pone a prueba a diario en lo que se refiere a mantener el anonimato de nuestros pacientes: casos de malos tratos, órdenes de alejamiento, donaciones de órganos… y SIEMPRE ESTAMOS OBLIGADOS a mantener la confidencialidad y el secreto profesional de la información que manejamos, es decir, no vale curiosear en la historia del vecino, en la historia de tu expareja, en la historia de la del 5º de tu bloque…

Como siempre digo, al final la tecnología es sólo una herramienta, como un cuchillo, no es ni buena ni mala, todo depende del uso que se le dé. La concienciación y la formación continuada son la clave para que medidas del tipo “código 15″ no lleguen a ser necesarias nunca.

Afortunadamente, las cosas van cambiando y la seguridad y privacidad ya no es una cosa de “frikis”. Nuestros profesionales están cada vez más concienciados y demandan más herramientas y formación al respecto.

8 comentarios Comments For This Post I'd Love to Hear Yours!

  1. Tere dice:

    Totalmente de acuerdo contigo, “nuestros sistemas de información no están preparados para estas circunstancias especiales y, cuando llegan, hay que hacer algo de prisa y corriendo aunque afecte a todos”

    Es lo que pasa, literalmente, y espero que pronto se solucione. Es triste pero no están preparados para este tipo de cosas.

    De nuevo me ha encantado tu entrada,

    Enhorabuena Fran, un abrazo!!!!

  2. Fernando dice:

    Permíteme Fran que discrepe un poco con tu opinión. Yo sí creo que es necesario un código 15 o como quieras llamarlo para restringir el acceso a la historia clínica de un paciente público o relevante. Digamos que todos somos buenos, hasta que llega un medio de comunicación sin muchos escrúpulos http://bit.ly/fnZvFL y publica una foto de un paciente “publico” en la cama del hospital.

    En lo que no estoy de acuerdo claro es que ese “código 15″ afecte al acceso a la historia de cualquier paciente y que los propios profesionales se queden bloqueados, porque entonces es una barbaridad. Ahora bien, dudo que sea así. El sentido común dice que el acceso se restringirá unicamente a la historia clínica del “personaje”.

    Todos somos buenos, hasta que dejamos de serlo. Igual de confidencial serían, por ejemplo, las actuaciones “secretas” de un juez, y estamos hartitos de verlas en las portadas de los periodicos.

  3. Muchas gracias por tus palabras, Tere.

    Es cierto que muchos sistemas no están preparados… a veces la tecnología que sale en las portadas y en las revistas especializadas están muy bien, pero la realidad de muchos centros está basada en sistemas (HIS) que tienen muchos años, un gran histórico detrás y en los que hacer cambios es complicado y peligroso.

    Afortunadamente, la sensibilidad está creada… y eso es muy importante. Siendo esto así, poco a poco los sistemas de información se irán adaptando. Lo malo sería que ni hubiera conciencia de lo que hay que cambiar.

    Un ejemplo. En Reino Unido vi un sistema en el que, si querías entrar en la historia de un paciente que no te correspondía (no entraremos en los criterios de qué corresponde o no, el que está en el día a día en Sanidad sabe a lo que me refiero), salía un aviso advirtiéndote de la circunstancia, pidiéndote una justificación de por qué te vas a saltar ese control y esta información pasaba al responsable de seguridad de la institución (guardián Caldicott) que auditaba si el acceso era procedente. Ejemplo: paciente de otra área de referencia que llega inconsciente a Urgencias.

    Nuestros sistemas, por ejemplo, no están preparados para eso. Simplemente te salta el aviso para generar una autorización en papel para que la firme el paciente (¿inconsciente?) o usar la tarjeta sanitaria del mismo (a modo de autorización)… al final qué pasa, que hay malos usos… y después ¿quién se queda con el culo al aire? El profesional, porque nadie va a defenderlo… ¿no sería más sencillo adaptar la herramienta?

    Como digo, afortunadamente esto está cambiando…

    Un saludo.

  4. Hola, Fernando.

    Yo creo que no discrepamos… estoy de acuerdo con que hay que tener mecanismos para proteger la historia electrónica de cualquier persona. A todos nos ampara la ley en este sentido (personas públicas o no). Y estoy de acuerdo en que, seguramente, las cosas no serán como se han contado en la noticia… no será el primer medio de comunicación que, con tal de publicar algo, lanza afirmaciones de quitar el hipo sin estar informados; habría que escuchar la opinión de los responsables de sistemas de información del hospital. Sinceramente, dudo mucho que lo del “código 15″ sea como lo cuenta el periódico.

    Comencé la entrada como si creyera al 100% lo que publica el medio a conciencia. Me centré en las frases a comentar y con ello pretendía generar debate. Luego ya matizo e intento centrar el tema en lo verdaderamente importante: el derecho a la confidencialidad de las personas (todas ellas). Si no he conseguido este efecto, tengo que trabajar más mi redacción ;)

    Agradezco mucho vuestros comentarios, pues el verdadero valor de un blog está en el intercambio de opiniones.

    Un abrazo.

  5. Tona dice:

    Una forma de ayudar a proteger la información que contiene la historia de salud electrónica, es facilitar la identidad de las personas que han accedido a cada una de nuestras historias, yo puedo identificar que visitas he realizado o cuantos profesionales han podido entrar en mi historia.

    En la Comunidad Valenciana para acceder a las historias de salud tenemos un certificado que nos identifica y permite el acceso, si yo acceso a los contenidos de la historia el sistema me exige la firma digital, no me permite anular el contacto.

    A pesar de que el sistema parece que es bueno y, espero que funcione correctamente, mi experiencia me dice que el problema es otro, este es que, tenemos poca cultura de lo que significa la protección de datos. Quizá cuando se introdujo la historia electrónica se debería haber recordado, la historia electrónica es tan accesible que algunos se despistan o eso parece.

    Saludos

  6. miguel dice:

    Sigo pensando que no fue para tanto y el periodico lo exagera, ya sabes que las fuentes de estos medios suelen ser de “me han dicho que aquel dijo que el otro pensó…”.
    Pero erstoy contigo, si fuera cierto, hay mil medios para hacerlo sin molestar al resto.

    Buena entrada! Ademas así ya se que prensa lees a diario :P

  7. Jejeje… me pasó el enlace un amigo, el periódico ni lo conocía…
    Estoy con vosotros, estoy seguro de que es una exageración periodística, pero me ayudó a traer un tema importante a debate.

    Gracias por tu comentario.

    Un abrazo.

  8. ¡Exacto, Tona! Es el conocimiento sobre lo que verdaderamente es la protección de datos y la privacidad lo que falla casi siempre.

    A veces nos pasamos alegando la ley para no hacer algo. Aprovechando, todo sea dicho, el desconocimiento de los demás y hablando con aparente seguridad y conocimiento. Por ejemplo, tal categoría no puede acceder a tal información, así que no podemos hacer esa tarea.

    Otras, por desconocimiento y siempre por afán de ayudar, cometemos faltas muy graves sin ser conscientes siquiera. Por ejemplo, facilitar información sin que la persona que lo hace se identifique adecuadamente.

    Ahí es donde está la cuestión y es el debate que pretendía con esta entrada.

    Gracias por tu comentario.

    Un saludo.

Leave a Comment Here's Your Chance to Be Heard!