Translate this

abr 082011
 

Siguiendo con lo aprendido en las jornadas de eSalud en Ávila, me gustaría compartir con vosotros un interesante concepto que se comentó y desató mi imaginación sobre un posible cambio en la estrategia de nuestros sistemas de información sanitarios.

Hablando sobre Medora, la historia clínica electrónica de Castilla y León, se comentó una característica con un tremendo potencial, desde mi punto de vista: Medora offline.

Consiste en la instalación local de la aplicación (es decir, que no precisa ningún tipo de conexión) en un portátil que es usado por los profesionales cuando van a atender a poblaciones rurales con problemas de conectividad (o sin ella, directamente).

Cuando pude preguntar un poco más sobre su funcionamiento, pude saber que la información clínica se precargaba en el portátil antes de salir a su destino de trabajo. Pongamos un ejemplo. El portátil asignado a la aldea X, precarga durante la noche anterior al día de consulta toda la información clínica del cupo que corresponde a dicha aldea. El profesional se lleva el portátil, pasa su consulta y cuando vuelve al centro de referencia, conecta el portátil para que los nuevos datos se sincronicen con la base de datos centralizada. Además, si existiera alguna actualización de la aplicación, también se llevaría a cabo en este momento. ¡Me pareció una estrategia fascinante, muy inteligente y con mucho potencial!

Uno de los puntos débiles señalados por lo ponentes que hablaron sobre Medora (profesionales que trabajaban con la aplicación día a día) era la ocasional lentitud que afectaba a la plataforma. Estas “lentitudes ocasionales” son características de las plataformas que trabajan de forma centralizada. Como desconozco el funcionamiento interno de Medora, introduciré el problema que motivó mi reflexión con la historia clínica electrónica que mejor conozco: Diraya. Cuando un profesional está trabajando con Diraya, la aplicación se está ejecutando en realidad en un servidor centralizado. Por este motivo, si hay un fallo en las conexiones o una caída en la velocidad de las mismas (motivada, por ejemplo, por una sobrecarga), la aplicación se enlentece o incluso puede llegar a bloquearse, con el consiguiente perjuicio al buen ritmo de la consulta.

No es la intención de esta entrada criticar ni debatir en detalle el modelo centralizado de nuestros sistemas de información pero, al conocer la posibilidad de un ‘modo offline’, pensé: “Pues si yo fuera médico en un centro de salud de Castilla y León sin problemas de conectividad, pediría que me pusieran el ‘modo offline’ voluntariamente”.

  • ¿Qué ganaría? Pues una aplicación con un perfecto rendimiento que no se vería afectada por cortes de conexión y, si me apuras, de luz, pues podría funcionar en un portátil, sin dependencias externas.
  • ¿Qué perdería? La inmediatez de los cambios que pueda sufrir la información desde la última sincronización (imaginemos, cada noche) hasta la hora de la consulta… pero, ¿necesitamos realmente que la información esté disponible en tiempo real en, digamos, una consulta de Atención Primaria? Desde mi punto de vista, rotundamente no. Es más, si la aplicación se bloquea, es que no se tiene ninguna información en absoluto, ¿verdad?
  • ¿Os imagináis el potencial que tendría este ‘modo offline’ para las visitas domiciliarias?
  • ¿Qué primaría para vosotros? ¿Una aplicación que funcione de manera fluida o una aplicación que, por la remota posibilidad de tener información nueva desde la última sincronización, tenga “cortes ocasionales”? Porque, seamos sinceros, los enlentecimientos y cortes en la aplicación no suelen ser tan ocasionales como nos pretenden hacer creer… y si no que se lo pregunten a los que trabajan de verdad con la aplicación.
  • ¿Qué necesitaríamos? Que nuestro equipo tuviera precargada la información de nuestro cupo… incluso, si me apuras, la información de los pacientes citados ese día.
  • ¿Qué pasaría con las consultas no programadas? Podríamos tener la posibilidad de cambiar al ‘modo online’ de una forma cómoda.

Estoy seguro de que estas palabras generarán opiniones en contra en plan “¡pero qué locura está diciendo este hombre!”… a mi mismo se me ocurren muchas mientras escribo esta entrada, pero creo que es un debate muy interesante a pesar de que pueda parecer una tontería o desfasado hablar hoy día de que algo sea ‘offline’.

¿Por qué no proponer un modelo mixto ‘online-offline’ que pueda desahogar nuestras redes de comunicaciones? Un modelo en el que bases de datos locales van sincronizando su información con un repositorio centralizado. Las sincronizaciones no tendrían por qué ocurrir en momentos concretos, pudiéndose hacer de forma coordinada y continua en base a la disponibilidad de ancho de banda. Las aplicaciones podrían ejecutarse localmente, siendo la información la que viaja, no los programas, que podrían tener un modelo de actualizaciones similar a los sistemas operativos que tenemos en nuestros ordenadores personales.

Aunque soy un aficionado a la Informática y la tecnología, no soy ningún experto… percibo que puedo estar diciendo una verdadera barbaridad desde el punto de vista técnico pero… tampoco estoy del todo seguro. A veces, un buen cambio puede surgir a partir de un punto de vista que parece una locura, ¿no creéis? Sinceramente, me gustaría leer vuestras opiniones al respecto.

  21 Responses to “Lo innecesario de la inmediatez en nuestras consultas”

  1. Hola Fran, interesante entrada, la verdad sería perfecto poder llevar algo asi a la visita domiciliaria, en offline estupendo podrías tener contigo la historia del paciente, en principio con eso bastaría pero vamos si pudiera conectarse en online aunque sólo fuera ocasionalmente seria un lujazo porque los demás no sé, pero a mi me ahorraría muchos viajecitos a domicilios. Saludos

  2. Estoy contigo, Merche. Creo que es una opción interesante que merecería la pena explorar… ¿sabes si hay más experiencias de historias clínicas offline además de Castilla y León?

    Un saludo.

  3. Yo soy un usuario “privilegiado” de Medora. Puedo asegurarte que soy de los que más le han usado en todos sus aspectos…
    Y desde que la plataforma es centralizada, con Citrix, el sistema corre de una fomra agíl.
    Tardar en imprimir 100 recetas de una residencia de ancianos menos de 10 minutos, con seguridad , no es nada comparado con la hora que se tardaba en una primera versión y lo mucho más que se tardaba haciéndolo a mano.
    El problema mayor es la voluntad de los usuarios de hacerse a las nuevas tecnologías, algunos de los cuales, las odian.
    Si el boton de hacer está abajo y a la derecha, y cada vez que van a hacer algo, tienen que buscarlo, pues hace que unos usen el programa en el 70 80 90 %, y otros lo hagan al 5-10%, desde hace cinco años y medio, que ha dado tiempo para repetir la carrera.
    El sistema off-line comparado con quien usa un sistema fijo, que se corta muy rarísimamente es mucho mejor, porque la actualización de los datos es constante, y con el otro sistema esta puede no hacerse en función de quién ha usado el ordenador. Fué una solución temporal.. pero realmente el fín es tener una conexión on line via cable o via 3g.
    El caso es que parece que disfrutaste de Avila, y yo que estaba trabajando mis 35 diarios en cinco horas, solo pude ver tu entusiasmo twitero, que me parece dejó descolocados a los organizadores..
    En fín muchas gracias, y hasta pronto.
    Fernando Guzón

  4. Me parece una idea muy interesante. Yo trabajo en un ambulatorio de Móstoles y no tenemos historia clínica electrónica, pero creo que el hecho de poder trabajar offline nos da en general ventajas si nos podemos conectar con facilidad.
    Creo que uno de los problemas que podemos encontrar es el de la memoria, sobre todo de las pruebas de imagen. No sé si los ordenadores que se están usando tienen capacidad para albergar todas las imágenes de las pruebas y por lo menosen mi hospital conseguir más memoria e bastante complicado.
    Me apunto la idea para cuando se dsicuta la HCE en mi hospital. Muchas gracias

  5. Muchas gracias por tu comentario, Fernando… no sabes cómo agradezco que alguien que conoce el sistema bien comente aquí.

    Nosotros también tenemos plataforma Citrix… mientras las granjas estén bien dimensionadas, todo va bien (cortes de líneas ADSL aparte, claro) pero, los recursos son finitos y las granjas caras… es posible que lleguéis a nuestra situación de saturación…

    Lo de las 100 recetas me parece una pasada… ¿no tenéis la electrónica aún? Eso olvidé preguntarlo… aunque salgan 100 recetas rápido, hay que firmarlas, ¿no?

    Con lo de la voluntad de los usuarios, totalmente de acuerdo… como dice Máñez: “hay que querer”… pero, en muchas ocasiones, también se debe a una formación deficiente, considerada un fin en lugar de una herramienta. De todos modos, por lo que me contaron, allí lo hacéis muy bien, con formación continuada y un responsable funcional por centro.

    El asunto de la “actualización constante” es lo que yo quería traer a la palestra también… ¿de verdad es tan necesaria? ¿No vale con una actualización diaria? (por ejemplo)… ahí está el debate.

    Lo de la 3G no lo termino de ver… en España las conexiones 3G no son tan óptimas como puede parecer… menos en los domicilios, en carretera u en ubicaciones remotas… aunque es una posibilidad, ¡claro está!

    Lo de Ávila fue genial… me lo pasé como un niño con zapatos nuevos… espero poder repetirlo pronto, mi ofrecimiento a la SEIS y a los organizadores quedó patente, espero.

    Un abrazo.

  6. Gracias por tus palabras, Luis.

    No creo que la memoria sea una limitación hoy día… el portátil más pequeño tiene cientos de gigas de capacidad… ¡hasta el iPad puede tener 128! Lo que es la historia escrita tiene espacio de sobra, pues el texto ocupa poco.
    Las imágenes son un detalle interesante… sería cuestión de decidir cuántas imágenes son necesarias precargar… quizás con las últimas sea suficiente o que exista un sistema para que el profesional decida qué se actualiza antes de la visita.

    Me alegra que te haya gustado la idea y que te la apuntes para discutirla en tu hospital. Contad conmigo para la discusión y el debate… ¡qué yo me dejo invitar muy facilmente! Jejeje…

    Un abrazo.

  7. Pués me has dado una idea estupenda..
    No sé como es exáctamente lo de l firma electrónca..
    Pero si resulta que en Medora, las recetas agudas las prescrib el médico, y se imprimen, y las recetas crónicas solo las puede introducir en el sistema el médico, y puede ser impresas en consulta de enfermería, y se imprimen con el nombre del médico que las prescribio, entiendo que es innecesario hacer un garabato..
    La autoría ha quedado pefectamente registrada.
    Pués la anécdota de la 100 recetas en diez minutos, lo que antes era un trabajo de más de una, mal hecho.. me parecía insuperable.
    Y resulta que parece innecesario tener que hacer un garabato, una vez ha sido impresa la receta. Unos minutos que nos podemos ahorrar..
    Y ahora estamos en una medio receta electrónica….
    Cuando esa llegue a mi comunidad, espero que ni los diez minutos.
    Ya te diré que me dicen los responsables.. de Medora.
    Un abrazo y gracias.

  8. La receta electrónica, si está bien diseñada, ahorra muchísimo tiempo. Cuando digo electrónica me refiero a no tener que imprimir recetas siquiera, sino que vayan asociadas a, por ejemplo, la tarjeta sanitaria del paciente.

    Un saludo.

  9. Fran, la idea me parece tan básica y simple que me sorprende que no la haya tenido nadie antes y que todos los sistemas se hayan diseñado online.

  10. Supongo que tendrá su justificación técnica… a mi nunca se me había ocurrido hasta que lo vi en Ávila. Habría que probar el offline… las cosas no siempre funcionan tan bien como se explican en un congreso ;) pero, sobre el papel, yo sólo le veo ventajas, la verdad.

    Gracias por tu comentario, Emilio.

    Un saludo.

  11. Soy arte y parte del tema. Como profesional de las TIC creo fervientemente en las soluciones de eSalud, pero también he sido y soy usuario de redes corporativas.

    Parto del axioma que tanto los profesionales sanitarios como yo, cuando estamos trabajando en línea, nuestro cometido no es perder el tiempo ante el ordenador y todo lo que no es instantáneo y no funciona rápido es un estorbo.

    Por eso creo que el concepto “nivel de servicio” es muy importante y hay que verlo con un espíritu crítico, más allá de un registro de incidencias, ya que muchas veces el usuario obvía el problema por su cuenta.

    Y es que creo que el planteamiento del problema no es el offline o el online. Es la calidad del servicio “percibido”. Sin entrar en muchos detalles, hay sectores que trabajan con el on-line desde hace muchos años y nadie se lo cuestiona.

    Desde mi punto de vista, en muchos casos se minusvalora la complejidad de los sistemas y software actuales y bien se acude a la oferta de subcontración más económica (tengo anécdotas increíbles) o no se invierte suficientemente en formación de los profesionales propios.
    La situación me recuerda a la quiebra de AIG con 54 evaluaciones pasadas. Y es que la complejidad de los sistemas acutuales es muy alta y no basta con que cada pieza esté más o menos bien. Toda la orquesta ha de ir en sintonía.

    Por otra parte, se debe de ir a independizar los sistemas del puesto de trabajo, para dar mayor flexibilidad y capacidad de ajustarse a las necesidades de cada caso, por lo que incluso el off-line puede ser la solución menos mala o más eficiente en algunos casos. Pero si llevamos los datos con nosotros, debemos pensar en la sincronización de cada usuario (tiempo adicional), en la encriptación, declaración y responsabilidad para cumplir la LOPD, más la actualización del equipo, la gestión de la impresión, las copias de seguridad, etc, etc.

    Por tanto, sin descartar el off-line para casos muy especiales o como plan-B ante una emergencia, abogo por un sistema en la red (ahora hablamos del cloud) y con el terminal más ligero posible (lo ideal una simple ventana a los sistemas de información corporativos). Y una conciencia clara de que un minuto de un profesional cuesta y desmotiva, por lo que habría que pensar si un sector que implica el 8% del PIB se puede sostener con una inversión anual en TIC inferior al 1%.

  12. Muchísimas gracias por tu respuesta, Eloy.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo en que al concepto “nivel de servicio” no se le presta la importancia que tiene… como he comentado muchas veces, mi sensación es que, en toda implantación, lo importante para los responsables políticos son otras cosas…

    Te doy totalmente la razón con tu propuesta de independencia del puesto de trabajo, flexibilidad y la ligereza del dispositivo final… y no olvidé tampoco la problemática que comentas. De hecho, mientras escribía la entrada, tenía mis dudas sobre si publicarla o no.

    Al final lo hice porque, al final, las quejas de los profesionales suelen ser las mismas: aplicaciones poco flexibles, lentas y con cortes… ¡no puede ser casualidad! Y, tal y como oí en Ávila la opción offline, se me ocurrió como posible alternativa. Eso sí, totalmente consciente de que es ir en contra de la tendencia actual hacia la nube.

    Pero, digo yo, igual que en un hospital se tiene la aplicación corporativa en local porque el servicio de Urgencias no puede parar nunca… es decir, es un sistema en la nube (interna) con muchas nubecitas satélite de soporte… ¿por qué no se plantea lo mismo para Atención Primaria? Algún sistema que alivie las comunicaciones con el servidor central en caso de incidencia… un paso a local, menos local que el propio dispositivo, desde luego.

    De todos modos, al final, se trata de una cuestión de equilibrio entre costes y servicio. Si hubiera 8 grandes CPDs en Andalucía (uno por provincia) estoy seguro de que los problemas serían menores… pero eso sería demasiado caro. Las cosas se van dimensionando poco a poco… ¡qué hace falta! ¡Pues se compra! Pero, ¿siempre se compra? Y, con lo que tardan estas cosas con tanto trámite, ¿se hace la compra a tiempo? ¿Se podría haber previsto? ¿No sale más caro comprar a cachitos que comprar del tirón lo que se necesita?

    Estoy seguro de que esto es mucho más difícil de lo que pienso y estaría bien tener el punto de vista de alguien con responsabilidad en centrales, aunque dudo que eso ocurra.

    Tu frase final sobre la inversión en TICs es demoledora… ¡no podemos ser “modelnos” sin un coste en consecuencia!

  13. Estas entradas se disfrutan más con los comentarios. La opción offline se plantea como necesaria en entornos como el de las aldeas que planteas, y de hecho la duda es ¿por que no se había pensado antes?

    No obstante, te cuento una frase que escuché el otro día… “Cualquier modificación, incluso la más leve de un sistema informático, cuesta más de 3000 euros y requiere de varios grupos interdisciplinares que se reunen diez veces. Y hablo de modificar la tabulación de un simple campo”.

  14. Hola, Fran:

    Sin necesidad de granjas de servidores y entornos Citrix, lo que has planteado es funcionar en modo desconectado, como llamamos nosotros. En ITACA venimos trabajando dando soluciones a la hospitalización domiciliaria desde 1998 y desde hace ya unos años, tenemos soluciones que permiten trabajar al profesional o al paciente en modo desconectado (mucho más rápido al no tener que cargar nada inicialmente desde el exterior vía VPB) permitiendo la sincronización cuando exista cobertura de manera transparente al usuario (vamos, como dropbox pero teniendo en cuenta que no hablamos de ficheros sino de registros variados en un conjunto de bases de datos y con una serie de implicaciones legales en cuanto a seguridad) o cuando el usuario quiere forzar expresamente la conexión. Lleva funcionando un tiempo en el Marqués de Valdecilla y en algunos hospitales de la Agencia valenciana de Salud. para cualquier duda o aclaración, mándame un e-mail y te doy más detalles.
    Y para variar, enhorabuena por tus entradas!!!

  15. Me parece muy interesante la información que nos proporcionas, Vicente.

    ¡Ojalá tuviera yo algún poder de decisión en nuestro proyecto corporativo! ¡Cambiaría algo más de un par de cosas! ;)

    De todos modos, a título informativo, me gustaría saber más del proyecto. Mi correo es fran [ en ] sanchezlaguna.es.

    Muchísimas gracias por tu aportación.

    Un abrazo.

  16. Hola, Fran

    Menuda sorpresa. Es curioso, pero lo de trabajar con conexiones offline, y especialmente para historia clínica, es una idea que me ronda hace años. De hecho, realizamos hace unos dos años una propuesta de proyecto formal en este sentido, que desgraciadamente no fue muy bien entendido.

    La crítica habitual contra este esquema es la posible inconsistencia de datos. ¿Qué ocurre si dos personas modifican el mismo documento mientras están desconectadas, y luego se conectan? Se produce una inconsistencia, y las bases de datos tradicionales (como Oracle, etc.) llevan muy mal estas inconsistencias.

    Sin embargo, en el campo de salud contamos con una ventaja fundamental. Las cosas NO se puede modificar. Como mucho podremos añadir información o corregir, pero la versión anterior siempre debe quedar disponible a efectos legales. De esta forma, si se diseña el sistema adecuadamente no pueden ocurrir inconsistencias. El problema es que las bases de datos normales no soportan este modo de funcionamiento, y pocos profesionales de las TIC se atreven con otros modelos.

    Si te interesa el tema, hay una base de datos relativamente nueva y que está diseñada específicamente para trabajar de forma desconectada (además de pulverizar otros muchos paradigmas de las bases de datos convencionales): CouchDB.

    Otra ventaja del funcionamiento asíncrono es que no requiere de unas comunicaciones de calidad, como sí requiere Citrix por ejemplo. El sistema se replica con el central en “background” a la velocidad que se pueda, pero al médico o usuario siempre le responde rápido. Incluso funcionaría por GPRS o un módem de los antiguos y una línea telefónica.

    Comentar también que con el avance de las tecnologías informáticas muchas veces perdemos las nociones del tamaño, y hay planteamientos que antes eran impensables y hoy son razonables. Un ejemplo es el espacio de almacenamiento. Hoy en día, en el disco duro de un portátil de 1TB cabe una cantidad de información increíble. Contrariamente a lo que se piensa, la información médica no ocupa mucho, exceptuando imágenes y vídeos que deben manejarse de forma separada y que normalmente sólo le afecta a los especialistas en el hospital.

    Otro ataque habitual es la seguridad de la información. ¿Qué ocurre si me roban el portátil? Tampoco es muy difícil de resolver. Los datos deben estar cifrados, y ser visible con la clave del médico. Incluso hay discos que hacen esto a nivel de hardware.

    Bueno, como ves es un tema que a mi organización y a mí personalmente nos interesa mucho. Un abrazo.

  17. Hola, Carlos.

    Pues no sabes cómo me alegra coincidir tanto en planteamiento con alguien de tu nivel. Comentaré por párrafos:

    1.- Creo que es un proyecto más que interesante y pienso que sería interesante volver a plantearlo, ¿no te parece? Sería un honor poder estar con vosotros en esta nueva propuesta, ya sabes que podéis contar con mi hospital para todo este tipo de proyectos.

    2 y 3.- Sobre la inconsistencia de datos. Estoy contigo en que me parece una excusa (hoy día). Primero por lo que comentas, la no modificación de datos (pasadas 24h o la introducida por otro profesional siempre). De todos modos, si hubiera una inconsistencia… ¿qué problema habría en que saltara una alerta para su resolución? ¿Y quién mejor que el médico de familia para revisar estas alertas y resolverlas?

    6 y 7.- Totalmente de acuerdo, esas “excusas” también están superadas por la tecnología actual.

    Pues Carlos, tu organización está en una muy buena posición para plantear ese proyecto. Te reitero mi total disponibilidad a colaborar con vosotros. Quizás podría plantearse como alternativa en consultorios rurales (que no tienen conexión… y algunos ni ordenador) y, una vez demostrado el éxito de este proyecto, plantear la ampliación del modo “offline” a aquellos facultativos que quieran hacerlo, para descongestionar las redes.

    Tenéis mis datos de contacto, contactad conmigo si queréis que nos pongamos en ello.

    Un abrazo.

  18. Querido Fran y todos:
    Ante todo perdonad el retraso del comentario. Lo que comentais de Medora offline se diseñó para OMI-AP en el año 1995 y fué la base del OMI-maletin, aún existente en la aplicación OMI actual, y que luego sus diseñadores usaron además para otras utilidades. La propuesta técnica concreta del Grupo de Trabajo de Sistemas de Información de la Subdirección de Atención Primaria de osakidetza fué solicitar se creara un aplicativo que permitieraextraer una o varias historias del servidor para llevar a domicilios y/o consultorios rurales sin conexión de red con el Centro de Salud.
    De los mas profundos comentarios que habeis ido contestando luego…. os deseo suerte, a mas de un conocido esas opiniones le costaron la hoguera pues los responsables politicos de las organizaciones querían a TODA COSTA, y a cualquier coste, un Gran Hermano central que solo sirve para que la información no exista, solo existen datos infumables y que jamas son consultados, y para justificar las inversiones muchimillonarias e ineficientes que se han realizado (aún estoy extasiado ante las declaraciones publicas de ahorro generado por la informacitización, ¡cuantificado!, emitidas por responsables políticos de una Autonomía

  19. Hola, Fernando… ¡muchísimas gracias por tu comentario! Me ha aportado mucha información muy interesante que no conocía.

    Sobre el tema que comentas de los políticos… ¡qué decir! Estando en la gestión vivo esa insensatez y desconocimiento a diario… se mira demasiado la recompensa inmediata (¿alguien ha dicho votos?). Lo que más me jode es que sus rencillas internas e incomunicación voluntaria (y con maldad), se transmita a los estamentos que están en la verdadera realidad y cuyo único fin es trabajar a gusto, haciendo las cosas de la mejor manera posible. Espero que sean sólo los estertores finales de un gobierno agotado… ¡necesitamos un cambio ya!

    Es difícil gestionar cuando tus estamentos superiores piensan (y lo he oído): “Es que diciendo la verdad no se puede gestionar“… me da verdadera lástima escuchar cosas así, me decepciona y es el verdadero motivo de mis “bajonas” en mi actividad gestora.

    Pero, por suerte, el mundo 2.0 me ha permitido conocer a gente maravillosa que están en mi misma onda y que me hace confiar en que las cosas pueden cambiar, que no necesitamos el “permiso y consentimiento” de nadie para hacer bien nuestro trabajo… y eso es lo que me ayuda a recuperarme cada día del “quemazón gestor”.

    Disculpad la “ida de pinza” política que os he soltado… pero es que me ha pillado así y necesitaba desahogarme.

    Un fuerte abrazo a todos.

  20. Hay algunos dogmas detras de la “obsesion” por la centralizacion de los datos (ahora llamada cloudcomputing por los que quieren darse aires de importancia, aunque pocos saben diferenciar cloudcomputing de grid computing y se mezclan churras con merinas).

    El primero es que “el acceso a mas informacion sobre el paciente mejora los cuidados medicos” lo cual es basicamente falso, pues los que s han preocupado de estudiarlo con rigor saben que al menos el 80% de la informacion generada en la consulta de atencion primaria no es utilmpara el especialista.
    El segundo es que el sistema sanitario esta al servicio de la generacion de oportunidades de negocio, es la teoria Keynesiana del gasto publico como estimulante de la demanda interna. Por eso el politico quiere sistemas centralizados que justifiquen las mayores inversiones posibles.

    Por otra parte el problema tecnico de la concurrencia esta mas o menos solucionado, solo tienes que mirar el CVS de linux que permite que usuarios offline trabajen sobre el mismo fichero y luego sincronicen en el servidor.

    En sanidad ademas tenemos la ventaja de que el paciente es uno por lo que seria muy extraño que dos profesionales necesitaran modificar el mismo historial al mismo tiempo en dos lugares distintos.

    Veo mayor problema en el tema de seguridad de los datos pues no es raro que se pierda un portatil y no seria la primera vez que el que “encuentra” el portatil o iPAD tenga acceso a las historias clinicas de todos esos pacientes.

    Hace 10 años proponía en el BMJ usar modelos P2P para el intercambio de informacion biomedica. Ni siquiera haria falta una base de datos centralizada para que todos los medicos que necesitaran la historia clinica del paciente tuvieran acceso a ella.

  21. Muchas gracias por tu experto comentario, Julio.

    Aunque estamos algo en desacuerdo respecto a que la “utilidad” de la información deba medirse únicamente en base a lo que necesita el especialista (y entiendo que te refieres al facultativo hospitalario). Muy poca información de la que genera el médico de familia está orientada a la visita hospitalaria, que, afortunadamente, no es tan frecuente si lo comparamos con las visitas en Atención Primaria. La historia clínica que realiza el médico de familia está orientada a la gestión de la salud de su cupo y es cierto que se genera mucha información sin utilidad clínica, pero, desde mi punto de vista, se debe al mal diseño de los sistemas de información que no tienen en cuenta cuestiones no clínicas de sumo interés para los facultativos. Tampoco es cuestión de entrar a medir el porcentaje de información que generan los facultativos hospitalarios que no resulta útil para el médico de familia.

    Creo que el foco debe estar en la información que resulta útil para la persona, el paciente en si, así como la importancia de que la información relevante sea fácil de localizar y se mantenga convenientemente actualizada. Por eso hablé de los estándares CCD o CCR y el papel fundamental del médico de familia para gestionar dichos documentos.

    A partir del segundo punto, estamos totalmente de acuerdo… aunque me resulte triste admitir que nuestra política funciona “intentando justificar las mayores inversiones posibles”, estás totalmente en lo cierto, es así… todos hemos oído el típico “hay que gastar un poco más de lo que teníamos presupuestado, porque como tengamos un gasto menor, el año que viene nos recortan”, con los consiguientes gastos tontos de última hora.

    Lo de la seguridad de los datos no supone ningún problema técnico… pero, siempre hay detrás algún “irresponsable” para hacer las cosas mal… supongo que estarías al tanto de la noticia en Reino Unido sobre ese alto cargo que perdió un portátil con información extremadamente sensible para el gobierno y que estaba sin encriptar… esperemos que los responsables políticos hayan aprendido de experiencias como esa, porque no ha sido la única.

    Espero que nos podamos conocer en persona en la blogosfera, ¿irás?

    Un fuerte abrazo.

 Leave a Reply

(required)

(required)

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>