Translate this

jun 202010
 

Continuamos hoy con el comentario que iniciamos ayer sobre el artículo en FlashTICSalut en el que analizaban 6 medidas recomendadas para conseguir la interoperabilidad de nuestras historias clínicas electrónicas.

Privacidad de los datos personales. Este es otro tema bastante peliagudo. En el artículo de FlashTICSalut hablan de la identificación (correcta) del paciente y la certificación de la identidad del profesional… y digo yo, ¿es un usuario y una contraseña entonces garantía suficiente? Por lo que vivo día a día, os digo que no… pero no por maldad, sino por mala adecuación de estas medidas de seguridad a los flujos de trabajo habituales o al personal al que se le van a aplicar, pongamos como ejemplo las políticas (harto complicadas a veces) en el ámbito de las contraseñas (que si una mayúscula y un número, que si tantos caracteres, que si no signos de puntuación, que si cámbiala cada X días)… que quede claro que yo estoy de acuerdo con eso, que mis contraseñas son bastante seguras (creo) y que las cambio frecuentemente… pero, al personal medio que va a utilizar nuestros sistemas de información, les supone un gran impacto en su día a día y, ¿qué terminan haciendo? Facilitarse la vida a pesar de la vulneración en seguridad que pueda suponer. ¿Por qué no utilizar tarjetas inteligentes insertadas en nuestros terminales (o RFID) y hacer el doble chequeo con una huella digital? Se acabó el recordar usuarios y contraseñas y el tener que cambiarlas, ¿no creéis?

De todos modos, yo creo que en el artículo falta comentar algo… cuando leo ‘privacidad de los datos personales’, pienso: ¿soy dueño de mis datos de salud? ¿Puedo controlar quién ve qué? ¿Puedo controlar quién modifica qué? Y, llegando más lejos, ¿puedo ver quién ha visto o modificado qué? Creo que este es un tema en el que es difícil ponerse de acuerdo y en el que hay que trabajar… pero mi convencimiento es empezar desde la siguiente premisa, ¡el dueño de la información de salud es LA PROPIA PERSONA! (teniendo en cuenta, claro está, los eximentes y excepciones legales) Partiendo de ahí, podemos seguir negociando.

Calidad del contenido. Respecto a este apartado, estoy totalmente de acuerdo con lo que se lee en el artículo. En este sentido hay un gran número de iniciativas en todo el mundo en las que se está invirtiendo muchos recursos humanos y económicos… no voy a entrar a hablar de todos ellos, pero sí me gustaría comentar una cosilla.

Hace poco, estuve en la Facultad de Informática de la Universidad de Murcia en un curso de SNOMED organizado por TICBioMed. Ya tenía algún conocimiento previo de SNOMED CT adquirido en el máster que hice en Reino Unido. Pero los excelentes ponentes que impartieron el curso, consiguieron aumentarlo al nivel de pasión por conocer más aún. ¿A qué viene esto? Pues a que la conferencia final del curso, impartida magistralmente por Stefan Schulz, trató de la codificación automática de documentos clínicos. Quedé muy gratamente sorprendido al saber que consiguieron llegar a un, creo recordar, 76% de codificación automática (sin intervención humana) de los resúmenes de alta (textos libres, ¿eh?) de un servicio de Cardiología. ¿Para qué perder tiempo codificando? Supone resistencias, gasto de recursos, fuente de errores (por las interpretaciones)… creo que pronto estaremos hablando de sistemas de información que codifican la historia en tiempo real y, por tanto, consiguiendo la interoperabilidad de la información en tiempo real.

  2 Responses to “Logrando la interoperabilidad de nuestras historias clínicas electrónicas (3)”

  1. Me ha parecido muy interesante, gracias. Es un buen resumen de los problemas que plantea la interoperabilidad. Me hubiera encantado asistir a esa jornada sobre SNOMED en Murcia.

    Tengo que decir que me parece muy interesante ese porcentaje de codificación automática. Yo trabajo en este tema desde el punto de vista de la empresa de las TIC y existen muchos problemas a la hora de codificar.

    Pero creo que el verdadero objetivo es conseguir que la información se almacene lo más codificada posible para que el informe se pueda generar a partir de la información registrada, en un lenguaje u otro, y dependiendo del uso final de la información. Y esto, sin hacerle la vida imposible al usuario codificando interminables conceptos.

    Otra medida importante para conseguir la interoperabilidad, en este caso organizativa y no técnica, es la existencia de un buen liderazgo a nivel nacional o regional que “tire del carro” y ayude a avanzar cuando surgen problemas. Ese es el papel que está haciendo ahora el Ministerio, pero a mi juicio con algo de lentitud.

    Un saludo

  2. Muchas gracias por tu comentario, Ricardo.

    Sobre los cursos de Murcia, te recomiendo que te suscribas a la lista de correo de TICBioMed, van a continuar haciendo cursos de SNOMED y otros temas muy interesantes.

    En el apartado de la codificación, creo que su realización automática por parte del sistema será todo un hito en los sistemas de información sanitarios. Proyectos de código abierto como OpenNLP son toda una promesa por las que merece la pena trabajar.

    Sobre el tema organizativo… el problema de España es que hay 17 carros de los que tirar, cada uno con sus problemas y con sus prioridades… ponerlos de acuerdo tiene que ser un trabajo duro, aunque estoy totalmente de acuerdo contigo en que el líder del proceso debe ser el Ministerio.

    Un saludo.

 Leave a Reply

(required)

(required)

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>