Pensando en interfaces intuitivas en la cola del supermercado

El título de la entrada puede sonar algo raro, pero para un “geek” como yo, cualquier lugar es bueno para pensar en cómo mejorar las cosas… si no que se lo digan a los responsables de atención al usuario de mi banco y otros servicios que uso… soy de esos que está mandando correos con pantallazos notificando errores o posibles mejoras cada dos por tres ;)

En fin, el germen de esta entrada surgió en la cola de “autopago” de un supermercado. A pesar de estar el primero (y haber 4 cajeros disponibles), llevaba mucho tiempo esperando y me preguntaba por qué motivo esta “innovación” no estaba dando lo que prometía: velocidad a la hora de pagar y no tener que esperar colas. No, no voy a entrar a hablar de estas “innovaciones” que son excusa para otras cosas ;)

Me fijé en una de las parejas que estaba pagando, sobre todo porque hacían aspamientos varios y ya habían llamado a la persona que atendía las dudas varias veces. Claro… uno de los primeros problemas es: ¿nos han formado para usar estos dispositivos? Pues no, nos plantan un día los aparatos y vamos aprendiendo por ensayo y error (para dolor de cabeza de las personas colocadas ahí para ayudarnos, que seguro preferirían seguir en sus cajas, como siempre). Yo empecé a manejar estos dispositivos durante mi estancia en Londres, así que ya estaba habituado a la dinámica de los mismos.

La pareja en la que me fijé, llevaba un rato aporreando (literalmente) la pantalla con los dedos y desesperados porque la persona que estaba para ayudar atendía a otra persona. Me fijé en qué estaban haciendo. Pulsaban una y otra vez el botón “Terminar y pagar”… un botón que claramente estaba atenuado. Y esto me llevó al planteamiento, ¿saben todas las personas lo que significa que un botón se atenúe? Claramente no. El motivo de la atenuación, es que surgía una ventana emergente a la derecha de la pantalla (el botón de pago estaba a la izquierda) preguntando si se tenía la tarjeta de puntos del supermercado. Y pensé que no todas las personas miramos las pantallas de la misma forma, ni percibimos sus realidades igual. Bajo mi punto de vista, el diseño de este paso en el proceso de pago, tenía un error, pues estaba confundiendo a estas personas y me pregunté de nuevo, ¿alguien de la empresa revisará luego las pulsaciones de las compras que más tiempo han llevado para mejorar el proceso? Espero que así sea aunque, viendo el tiempo que estos interfaces llevan sin evolucionar (son calcados, sólo traducidos, a los que vi hace 5 años en Londres) me da la sensación que no mucho :( Supongo que el supermercado hace la compra de los cajeros y hasta ahí llega su preocupación… al igual que la empresa que los vende, pues es mucho más cómodo seguir captando nuevos clientes que contentar a los que ya se tienen. ¿En qué baso esta suposición? Bueno, puedo hablar por parte de la cadena de supermercados, con la siguiente anécdota. En una ocasión, tras pagar en estos cajeros en un día con muy poco público, el responsable de estas cajas corrió detrás mía. Me extrañó mucho y, cuando llegó a mí, me dijo que tenía que darle el último recibo que había emitido la caja (debo añadir que salen demasiados… una de las cosas que tienen los supermercados estos con tanto bono en papel individual que están dañando al Amazonas). Resulta que era el recibo de pago con tarjeta, que tendría sentido si lo tuviera que firmar, pero yo había pagado usando el PIN. Entonces, le dije que llevaba ya mucho tiempo llevándomelo sin saber pues la pantalla no decía nada al respecto. El mensaje estaba escrito en el propio recibo pero, claro, tú estás deseando irte cuando estás esperando la salida de varios recibitos. La cuestión es que propuse: “Si el recibo es para la empresa y el cliente no aporta ningún valor al mismo… incluso puede llevarse algo que no le corresponde, ¿por qué no se lo “queda dentro” y los imprime todos al final del día?”. El cajero me miraba atónito, como arrepintiéndose de haberme parado. Pregunté si podía hablar con alguien para dar la sugerencia… me dijo que no… aún así, estaba dispuesto a hacérselo llegar a la compañía. Tras un tuit y un correo a la misma, el silencio por respuesta. Por eso tengo la sensación de que entre los objetivos de poner estos cajeros no está la intención de hacer la experiencia de pago sencilla.

Debemos tener en cuenta una cosa. Estos interfaces tienen usuarios cautivos, pues no tenemos capacidad de elegir, ni existe un mercado que hace que si tu producto sea malo, sea penalizado por la competencia. Lo único que podrán medir los supermercados es que la gente deja de usar esos cajeros… pero no parece ocurrir… ¿será por la novedad? ¿Tendrán medido cuánta gente no se siente cómoda con estos interfaces y, aún así les compensa?

Personalmente, me gustan muchos estos dispositivos y los uso siempre que puedo… pero, al final, no creo que vayan a durar mucho en los supermercados. Lo razonable sería que ni existieran cajas, que todos los productos estuvieran marcados con RFID, así como los clientes (con alguna tarjeta especial conectada a tu cuenta bancaria) y que tú cogieras lo que quisieras y, al salir por la puerta, se te cobrara automáticamente… ¿no os parece? Creo que llegará pronto… pero mientras, estas experiencias nos dan para pensar en cómo estamos haciendo las cosas en otros campos.

Resumiendo la entrada y quitando anécdotas:

  • ¿Pensamos en la formación cuando implantamos un nuevo sistema en nuestros sistemas sanitarios? No como fin, como una cruz que marca la empresa en su plan de implantación, sino como una herramienta de mejora continua, tanto del personal como del programa en sí (la formación puede ser una herramienta ideal para detectar errores y recoger mejoras de gente que no está viciada con el sistema -o tiene intereses en el mismo-).
  • ¿Pensamos en cómo otros pueden apreciar nuestros interfaces? ¿Los preparamos para que nos guíen en caso de que detecten que una persona se quede “atascada”? Muchas veces, los que pruebas estas aplicaciones son personas muy tecnológicas que pueden no ver las cosas como la mayoría de personas que lo van a usar. Supongo que resulta más barato captar a uno de estos que hacer pruebas con cientos o revisar logs de actividad para detectar pautas no óptimas.
  • ¿Somos conscientes de que tenemos usuarios cautivos? Las empresas que implantan los sistemas de información sanitarios no compiten con nadie cuando su producto está implantado. Sólo lo hacen a escala política, en ocasiones antes de que el producto esté desarrollado. Pero una vez aprobado y ganado el concurso… ¿tienen el efecto que deberían las quejas y sugerencias de los usuarios? En mi experiencia puedo decir que no la que deberían, desafortunadamente.
  • ¿Somos capaces de pensar de forma diferente? ¿De innovar realmente? He visto muchos sistemas de información sanitarios y, en el fondo, son toooooodos iguales. Posiblemente sea producto de tener usuarios cautivos, sin tener la necesidad de competir con otros porque no pueden cambiarse. ¿Os imagináis que los sistemas de información corporativos sólo consistieran en bases de datos que se alimentaran por diferentes aplicaciones a nuestra elección? Me explico, que los profesionales pudiéramos elegir nuestro software según nuestros gustos… que las empresas tuvieran que competir de verdad y que sus ingresos no dependieran de un concurso público ganado decentemente o “de aquella forma” (que de todo hay) sino del número de usuarios que tuvieran. A mí me parece una aproximación bastante innovadora, ¿no? Y, de esta forma, los máximos beneficiados serían los usuarios… ¡cambiarían mucho las cosas si se hicieran así! ¿No creéis?

Bueno, al final una pequeña reflexión me ha llevado a una entrada enorme… espero que, al menos, haya servido para encender alguna bombilla y generar un buen debate :)

¡Gracias por leer!

8 comentarios Comments For This Post I'd Love to Hear Yours!

  1. Salcon dice:

    El problema que encuentro en el diseño de las interfaces de usuario, es que cuando se planifica el desarrollo de dicha herramienta, muchas de las veces no se planifica el tiempo necesario para realizar un estudio de usabilidad y de diseño.

    Esto suele ocurrir por varios motivos, pero creo que dos son los principales.

    1º Normalmente, el cliente quiere algo funcional en un tiempo muy corto y barato barato.

    2º La empresa quiere que se desarrolle todo lo antes posible, sin importar el coste. El resultado: que siempre se reduce tiempo en analizar la usabilidad y aplicar testeo.

    3º Al final el programador (Que para nada experto en interfaces) va haciendo a su parecer.

    Ya se sabe, hay 3 pilares en el desarrollo (Bueno, Barato, Rápido) y solo puedes tener dos de ellos. (Si es bueno y barato, no se puede hacer rápido. Si es barato y rápido, no puede ser bueno. Y si es Rápido y bueno, no puede ser barato.

    También es verdad, que esto está cambiando y cada vez se usan más herramientas de análisis de uso, como podría ser Google Analytics. Pero ahora el problema está en interpretar esa información.

    Bueno, yo tambien quería poner un comentario breve y al final me he extendido demasiado.

  2. Muchas gracias por tu comentario, Salcon.

    Lo veo muy acertado y estoy de acuerdo con él.
    Me ha gustado mucho lo de los 3 pilares del desarrollo… no lo conocía, me lo apunto :)

    Yo resumo lo que pasa en pocas palabras: “El que contrata/paga, no sabe y sus intereses van por otro lado; el que sabe/contratado, ve la oportunidad de cobrar mucho por algo que no lo merece y la aprovecha”. No hay más que ver algunos pliegos de contratación que, obviamente, nadie con 2 dedos de frente ha leído.

    Evidentemente, las generalizaciones son odiosas. No pretendo molestar a nadie con mi comentario. Pero, que las empresas no se comportan con la ética que deberían, lo he vivido (y estoy seguro que muchos de vosotros también).

    Poco a poco, esto irá cambiando… sobre todo, cuando en los puestos decisores haya gente que sepa de lo que habla (y me refiero al nivel político más alto… los que están debajo, hacen lo que les dejan los “de arriba” entre foto y foto).

    Saludos.

  3. Juan Travé dice:

    Fran, me ha parecido interesante tu reflexión.
    Cuando diseñas un nuevo sistema necesitas pensar en tantas variables que te es difícil tenerlas todas en cuenta.
    Mi experiencia me dice que hay tantas formas de emplear una aplicación como usuarios la emplean.
    Cada vez que la revisas ves posibles mejoras. Pero en algún momento tienes que tomar la decisión de “cortar” y darla por finalizada.
    Como dice Reid Hoffman, fundador de Linkedin: “Si no te avergüenzas de tu primer producto, es que lo lanzaste muy tarde”

  4. Hola, Juan.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo y me gusta mucho la reflexión de Hoffman que compartes con nosotros.
    Como siempre digo, para construir una carretera, hay que empezar haciendo tramos… lo malo es cuando nos quedamos atascados en los tramos ;)

    Un primer producto siempre va a tener mejoras… y es normal, lo que yo critico es la falta de “oído” para escuchar a los usuarios e ir mejorándolo… hay muchos que creen que su primer producto es el mejor y no hace falta tocarlo, que lo que hay que hacer es “educar” a los usuarios. Y, desgraciadamente, he sufrido a muchos de estos durante mi vida profesional :)

    Muchas gracias por tu comentario.

    Un saludo.

  5. Hola, ¿Estás utilizando wordpress para tu plataforma web? Soy nuevo en el mundo de los blogs, pero estoy tratando de empezar y crear el mio propio. ¿Se necesita tener algun conocimiento de HTML para hacer tu blog? Te agradeceria cualquier ayuda.

    Saludos

  6. Sí, es WordPress.
    Como en todo, el saber siempre se agradece. Aunque para WordPress te vendrá mejor saber de PHP, está claro que saber de HTML también te puede ser útil en algunas circunstancias.
    Pero, respondiendo a tu pregunta, no es necesario tener conocimientos de nada para montar un blog en WordPress…

    Excepto, claro está, que te lo vayas a montar tú mismo en tu alojamiento… en ese caso, necesitarás saber un poquillo de FTP, servidores y alguna cosilla más.

    Un saludo.

  7. Luis Ramos dice:

    Hola Fran,

    Voy a hacer una aportación a todo esto… y es qué… ¿a nadie se le ha ocurrido inventar un sistema de RFID (activo/pasivo) de forma que pases todos los productos por un arco y los detecte todos de una vez sin sacarlos del carro? Ya que el arco te detecta ciertas frecuencias y hacen saltar las alarmas (incluso por error…), ¿por qué no los usan con fines de optimizar las colas en las cajas?

    No tengo tiempo suficiente como para hacer un estudio en profundidad de la idea, pero no me podrás negar que es genial la idea!

    Un saludo!
    Luis Ramos.

  8. Hola, Luis.

    No sólo estoy de acuerdo contigo, también lo propongo en mi entrada :)

    Creo que esa tecnología se terminará implantando. Quizás resulte demasiado cara para algunos productos, pero se compensaría en otros, estoy seguro.

    También es cierto que, a veces, hay que llevar un ritmo pausado para estos cambios. Si no, la gente se asusta ;)

    Pronto lo veremos, ya verás.

    Gracias por tu comentario.

    Saludos.

Leave a Comment Here's Your Chance to Be Heard!