Translate this

jul 192012
 

Hoy me gustaría compartir con vosotros una revisión sistemática que he encontrado en BMC Medical Informatics & Decision Making.

Desde mi punto de vista, éste es el camino a seguir en todo lo referente a tecnología y salud: el método científico. Este método es lo que ha llevado a la Medicina hasta donde está ahora… ¿por qué abandonarlo a merced de modas e intereses?

Traduciendo las conclusiones del abstract:

Se han desarrollado muchas aplicaciones médicas para móviles y son ampliamente usadas por profesionales sanitarios y pacientes. El uso de teléfonos móviles está adquiriendo más atención en el cuidado de la salud día a día. Muchas aplicaciones hacen de los teléfonos herramientas útiles en el punto de cuidado en la práctica clínica basada en la evidencia, además de su uso en la comunicación clínica móvil. Los teléfonos móviles pueden jugar un papel muy importante en la educación de pacientes, en el autocuidado de sus enfermedades y su monitorización remota.

Me gustaría hacer especial hincapié en la palabra “pueden“… me gusta el tono de esta frase, porque no da las cosas por hechas, hay que demostrarlas.

Recapacitemos sobre la palabra mSalud. El hecho de que haya una “m” delante de la palabra salud, no hace que de repente todo se torne mágicamente estupendo y todos seamos mejores y más sanos, ¿no os parece? Y esto es aplicable a toda palabra compuesta del tipo “ponga-la-letra-que-quiera”Salud.

Los móviles son una herramienta más; pueden ser útiles o no, pero no nos dejemos deslumbrar por la tecnología porque, al final, siempre seremos personas cuidando de personas.

  4 Responses to “Por el buen camino: una revisión sistemática sobre aplicaciones en mSalud”

  1. Muy buena, Francisco!

    te dejo algunos datos más..
    http://www.aandd-eu.net/clinicalvalid-p1.html
    http://www.jmir.org/2012/1/e25/

    Coindico contigo en que, en parte, se necesitan algunos estudios más para dar un poco más de fiabilidad a los sitemas móviles. Y que una aplicación del iPhone o de Android, por si sola, no constituye un sistema de salud. Y, además, los colectivos que más necesitan un sistema de este tipo, son precísamente las que más alejadas están de la tecnología!

    Pero croe que vale la pena esforzarse para conseguirlo, no?

    Un saludo!

  2. Creo que es estupendo que empiece a “calar” la cultura de la evidencia en el mundo de las nuevas tecnologías en sanidad. Lo comentábamos hace unos días. Es cierto que probablemente no tenga sentido aplicar tantos controles como en el caso de la industria farmacéutica, pero si al menos demostrar que sirven para algo y no simplemente asumir que es estupendo porque comienza con e-, m-, o cualquier otra letra del abecedario que pueda sonar “tecnológica”. Y siempre tener en cuenta el coste de oportunidad e adoptar esas tecnologías sin evidencia de eficacia frente a medidas más económicas y de efectividad más que demostrada.
    Por ejemplo, hace unos días leí un artículo en una página especializada en mobile health. Al terminar de leer el artículo en cuestión uno creerìa que la solución a los problemas de salud pública en muchos países en vías de desarrollo pasan por comprarle a todo el mundo un smartphone y un montón de aplicaciones de utilidad más que dudosa, y no por facilitar el acceso a agua potable, comida, educAción, antibióticos baratos o un servicio de atención primaria de calidad y cobertura universal.
    Creo que sobre todo quienes somos entusiastas de las tecnologías y sabemos el impulso que pueden dar a la práctica médica debemos mantener la perspectiva y no sucumbir a los cantos de sirena de cualquier e-nosecuantos.

    Un saludo.

  3. Muchas gracias por los enlaces y por tu comentario, David.

    Por supuesto que la salud móvil puede ser muy útil en el cuidado de nuestra salud. Estoy de acuerdo con que debemos empezar a andar ya el camino para que luego “la ola” no nos pille desprevenidos.
    Pero no se puede hacer de cualquier forma. La salud no es un juego y antes de aplicar alguna medida (de cualquier tipo) debe estar respaldada por estudios científicos y evidencia.

    Debemos huir de eslóganes vácuos y triunfalismos promovidos por intereses que poco tienen que ver con mejorar la salud de la población.

    Un abrazo.

  4. Totalmente de acuerdo, Sergio.

    Somos nosotros los que debemos mantener la mente fría. Pensar en lo que la gente necesita, no proyectar nuestras necesidades imaginarias en la población… así sólo se llega al fracaso más estrepitoso de grandes proyectos en los que se derrocha el dinero de todos.

    Muchas gracias por tu comentario.

    Un abrazo.

 Leave a Reply

(required)

(required)

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>