Respondiendo a @Gilbertman001 sobre comunicación interniveles

Imagen en servidor ajeno. Disculpen las molestias.

True phone by Florian SEROUSSI

Como muchos de los que me conocéis ya sabréis, cuando me pongo a escribir sobre una cosa, no es raro que me salga una parrafada bastante larga… sobre todo si el tema me apasiona. Es un defecto que sé que tengo que corregir, creedme cuando os digo que lo intento… aunque no siempre lo consigo.

En este caso, tras leer una excelente y acertadísima entrada de nuestro compañero @Gilbertman001 en su blog: “Doctor Gilbertman… supongo“, me puse a escribir la respuesta y, cuando me quise dar cuenta, tenía más texto que una entrada en sí. Pienso que un comentario tan grande no es adecuado… incluso ignoro si Blogspot tiene algún límite para los mismos. Por este motivo, he pensado hacer una entrada respondiendo a nuestro compañero.

Allá vamos.

Hola, Óscar.

Estoy totalmente de acuerdo con tu entrada, por la que te doy la enhorabuena. Me gustaría hacerte algunos comentarios:

  1. Cuando era R1 (hace ya más de 7 años), escribí un documento de sugerencias y mejoras funcionales que nuestros queridísimos Servicios Centrales tendrá o en el cajón “Lista Negra” o en el de “Olvidar sin que lo parezca” ;). Una de mis sugerencias se llamaba “Interconsulta virtual” y consistía en que el facultativo de Primaria pudiera comunicarse con el hospitalario a través de nuestra historia clínica electrónica (Diraya). El funcionamiento sería prácticamente el mismo al circuito tradicional: podría escribir su informe y dudas, adjuntar pruebas, incluso -por qué no- vídeo o lo que quisiera. El facultativo hospitalario podría responder, ya fuera sugiriendo un tratamiento o forma de actuar y trabajar conjuntamente sin necesidad de que el paciente se traslade nada más que cuando fuera necesario (para hacerse la prueba, como tú bien dices). Bueno, todavía hoy sigo sugiriendo esto y sólo recibo un “¡Qué buena idea!” a cambio, como diciendo “¡Avísame cuando esté!:( … y, aunque ya estoy acostumbrado, no apagarán mi entusiasmo.
  2. Creo que la comunicación síncrona está muy bien, pero tiene dificultades. Propones la videoconferencia pero, ¿crees que no tendrías las mismas excusas que cuando intentas hablar por teléfono? Como bien dice Máñez, para hacer las cosas sólo hay que tener ganas. Está claro que, si se puede, la videoconferencia es una forma de comunicación excelente; mucho mejor que el teléfono (como ya he dicho en alguna entrada), pero supone que dos profesionales estén disponibles al mismo tiempo; y esto, ni es fácil, ni es siempre eficiente. Debemos estar abiertos a otras alternativas asíncronas: correo electrónico, mensajes con audio, con vídeo, con imágenes, con resultados de pruebas, foros, wikis… ¡la imaginación al poder! La asincronicidad puede optimizar el tiempo de los comunicantes, pero eso no quiere decir que no deba regularsedeben pactarse, monitorizarse y cumplirse unos tiempos respuesta, si no, no terminará por no funcionar.
  3. No estoy, en absoluto, de acuerdo con la limitación de pruebas a Atención Primaria. Nunca lo he entendido y siempre manifiesto mi desacuerdo. Pero el no limitar la cartera de servicios de Atención Primaria, no quiere decir que no deba existir un control en el uso de las mismas… ¡pero tanto para facultativos de Primaria como para los hospitalarios! Creedme cuando os digo que en el hospital llevamos un control interno del consumo de pruebas por parte de nuestros facultativos. Para Primaria yo siempre he sugerido que cualquiera pueda pedir cualquier prueba que: sepa fundamentar e interpretar, siempre me enseñaron que si el resultado de una prueba complementaria no iba a cambiar tu actitud, mejor que no la hicieras. Y claro está, deben estar sometidos al mismo control interno del hospital. ¿Y si quiero pedir una prueba que no sé interpretar pero que hace falta para ahorrar a una visita adicional al hospital? Para eso está la comunicación con la “interconsulta virtual” (o llamadlo como queráis)… tras un diálogo con el facultativo hospitalario, el médico de familia puede pedir la prueba para que sea el hospitalario el que la valore… ¡y ambos pueden aprender de esta forma de actuar! ¿No creéis?
  4. Otra cosa que debemos evitar es pensar que a todos les gustaría hacer las cosas como a nosotros, y me explico: si un médico de familia como tú tiene que comunicarse con un médico hospitalario con tu misma actitud, posiblemente no haya ningún problema y todo funcione de escándalo pero, desafortunadamente, no todo el mundo es así. En el hospital tenemos nuestras “piedras” (gente que me ha dicho que no está dispuesta a responder un correo electrónico de un compañero de Atención Primaria), pero también las hay en Atención Primaria. Alguna vez que he propuesto el uso del correo electrónico como forma de comunicación previa a la derivación de un paciente (como una versión beta de lo que yo llamaría “interconsulta virtual”), he tenido la respuesta: “¿Para qué? Si tenéis una demora de menos de una semana… me sale mejor derivarlo“. También he escuchado algún: “¡Para escribir correítos estoy yo!” y, claro está, si hay facultativos (pocos, eso sí) que no escriben ninguna información en sus derivaciones, ¿van a escribir un correo? Con esto no quiero decir que no haya que cambiar, sólo digo que las cosas no son tan fáciles y que hay que ir haciéndolas poco a poco, porque en organizaciones tan grandes como la nuestra, no sólo existe la resistencia al cambio… también existe la inercia (como en los grandes trasatlánticos). En ese sentido quizás deberíamos buscar ciertas alternativas. No debemos considerar la consulta virtual como “algo más por lo mismo“. Debemos darle la importancia y atención adecuadas, el tiempo que precisan y, ¿por qué no? La compensación económica justa, si se está pidiendo un esfuerzo extra (fuera del horario laboral, por ejemplo).
  5. Pero también quiero decirte que poco a poco vamos avanzando. Los cambios no se hacen con un chasquido de dedos… ¡ni un gerente tiene poder para hacer eso! La cuestión es ser paciente, estar siempre dispuesto a proponer y a ayudar y saber esperar el momento adecuado… la gestión es más parecida a una maratón que a una carrera de 100 metros lisos. Te puedo decir que, en nuestro hospital, “estamos en ello” y, para que no te suene a algo que ya has escuchado y de lo que no tienes pruebas, te pondré algunos ejemplos:
    • Tenemos una vía de comunicación para la renovación de órtesis a través de correo electrónico con nuestra Unidad de Aparato Locomotor que está funcionando bastante bien y nos está evitando muchas visitas absurdas. Como con toda vía de comunicación, una vez abierta, poco a poco se va ampliando su uso para otras cuestiones.
    • Nuestro servicio de Radiología ha habilitado una cuenta de correo electrónico que comenzó sirviendo para la solicitud de informes sobre estudios radiológicos cuando existía una duda, pero ha ido evolucionando y se ha convertido en una vía de comunicación abierta en la que se pueden pedir pruebas especiales e informes de pruebas que aún no han sido realizadas (citadas).
    • Intentamos controlar en la medida de lo posible tanto las derivaciones como las prescripciones inducidas (de esto me encargo yo). Me las envían por correo y yo actúo al respecto: o generando la cita internamente o hablando con el facultativo correspondiente para que emita las recetas que debió emitir en su momento. Está claro que se escaparán muchas circunstancias a este circuito, pero yo tengo mi correo electrónico abierto a todo profesional de Atención Primaria y respondo a un facultativo base de la misma forma que a un directivo.

Como puedes ver, vamos poco a poco, pero esto es ya imparable.

Desde luego, con profesionales como tú, el camino para los gestores será mucho más sencillo.

Yo soy de los que confía plenamente en que el cambio está mucho más cerca de lo que creemos, pero tenemos que trabajar todos juntos para que esto sea así.

Un fuerte abrazo.

8 comentarios Comments For This Post I'd Love to Hear Yours!

  1. Gilbertman dice:

    Muchas gracias por la respuesta!.
    Básicamente estamos en la misma onda.
    Esperemos que el futuro sea presente ya.
    Un abrazo.

  2. Me alegra leer tus palabras… tienes razón, estamos en la misma onda.

    Muchas gracias por tu comentario, ¡y por tu paciencia para leer mi entrada! ;)

    Un abrazo.

  3. José Manuel dice:

    Es estimulante ver que existen compañeros con visión y ganas de mejorar. En provincias,en ocasiones,pesan más los “piedras” que los que quieren progresar. Con reflexiones como las vuestras encontramos ánimos para seguir, gracias

  4. Magelesmedina dice:

    Excelente entrada y salida :)
    En mi Departamento tenemos un programa informático llamado Florence que permite hacer esas interconsultas virtuales que tu comentas. Al especialista hospitalario le salta inmediatamente una alerta y las contestan en el mismo día normalmente. Y en términos muy integradores, por cierto. Eso evita CCEE , ya que en muchas ocasiones lo que te falta es una indicación mas que una visita presencial.
    También funciona perfectamente el correo, donde puedes además poner archivos adjuntos ( fotos, EKG escaseados …, no he probado vídeos ) Las analíticas y rx las ven directamente. No hay limite para petición de pruebas. Hacen recetas en urgencias, planta y CCEE.
    Llevamos menos de un año con este sistema , pero he de deciros que esta revolución ha venido de la mano de la apertura de un nuevo hospital que ha nacido con estas características y donde a los facultativos se les ha inculcado desde el primer día esta filosofía de integración AP – AH.
    Un lujo, de verdad.
    No os lo digo para poneros los dientes largos, sino para animaros a conseguir lo que ansiáis.
    Otras vidas son posibles.
    Saludos cordiales,
    M. Angeles Medina

  5. Incluso las piedras más pesadas ceden ante la corriente del río… cuantos más seamos, más cerca estaremos de nuestra meta.

    Gracias por tu comentario, José Manuel.

  6. ¡Pues sí que me das envidia, Mª Ángeles!

    La herramienta me suena bastante, pero, no deja de ser una herramienta, al fin y al cabo. Está claro que cuanto más integre la herramienta sus funcionalidades en el día a día, más se utilizará, pero, lo más importante es tener ganas de hacer las cosas así. De nada serviría Florence sin una actitud positiva de los profesionales; ¡y eso es lo que envidio! ;)

    Te agradezco mucho que hayas compartido tu experiencia con nosotros.

    Un abrazo.

  7. JMIbarra dice:

    Hola,

    Mi Departamento es el mismo que el de Mari Ángeles y tengo que ratificar lo que ella comenta.
    El estímulo para preguntar se mantiene y continúa si tienes el estímulo de la respuesta.
    Efectivamente Fran, es una herramienta y podría servir cualquier otra que cumpliese los requisitos, lo importante es que los profesionales vean que sirve para agilizar y mejorar la asistencia.
    Como referencia os diré que en el último trimestre se realizan aproximadamente 200 “interconsultas no presenciales” cada mes desde AP a AH con sus correspondientes respuestas.

    Un abrazo

  8. 200 interconsultas me parece un muy buen número… ¡ojalá tuviera yo un número similar en mi hospital! Bueno, ojalá tuviera un sistema de interconsultas virtual, porque, ahora mismo, se hace con correo electrónico algo, pero no podemos cuantificarlo.

    Muchas gracias por compartir esa información con nosotros.

    Un abrazo.

Leave a Comment Here's Your Chance to Be Heard!